sábado, 21 de mayo de 2016

La Granja de San Jorge



Mi prima me contó cierta vez, que, en la casa donde ella vivía pasaban cosas malas, que ella presentía que ahí había algo, algo muy malo. Igual mi tía, que decía que desde que llegó a vivir ahí se sentía intranquila y se enfermaba, que en las noches escuchaba ruidos, como rasguños en la pared, los perros aullaban hasta morir, y a veces cuando mi tía salía a ver qué pasaba, veía la figura oscura de un hombre bajo un gran árbol de esa casa. Los perros aullaban al contemplar esa figura, y se retorcían en aullidos de terror. Bueno, así pasaba. 


Un día decidimos mi abuela, mi hermana y yo ir como de día de campo a la casa de mi prima. Cuando llegamos, el lugar era muy bonito, completamente en el campo, cerca había un riachuelo, mucha vegetación, etc. 
Desde el momento en que llegué me sentí intranquila, no sé, como que había "algo" en el ambiente que no me gustaba nada. Lo raro era, que era en pleno día, como a las 12 o 1 de la tarde y se sentía un miedo... una sensación de pesadez.

Recuerdo que jugábamos en los lavaderos bajo un trastero, entonces mi prima y mi hermana salieron a traer algo y me quedé sola. Empecé a sentir un miedo indescriptible, nunca había sentido algo así, presentía que algo o alguien estaba detrás de mí, viéndome, mirándome, entonces salí precipitadamente, con el corazón en un vilo, porque sentí que si permanecía un minuto más ahí, sola con "eso" atrás de mí iba a ver algo que haría que me muriera de terror. 

A la semana, mi prima y mi tía abandonaron la casa porque les contaron que ahí otras personas veían al Diablo, veían como que había un incendio, escuchaban gritos, y muchas cosas más, y alguien más le dijo que los antiguos dueños de esa casa, igual salieron huyendo de algo que los atormentaba, todos los días, día y noche. 


No sé a ciencia cierta qué sucedió en ese lugar, que hasta la fecha sigue inhabitable.
       








































































































Aunque la historia no sea real, no es que sea un gran relato, pero queríamos dar un poco de intriga a este lugar, esperamos os guste nos vemos en un próximo reportaje 
Un saludo y gracias por seguirnos.

Fotografías Ines Matos y Juanichi Marin
Edición fotografía Juanichi Marin
Historia, Autor desconocido